Para quién es la Técnica Alexander

La Técnica Alexander es para todos aquellos quienes tengan interés en trabajar en el uso de sí mismo. En un proceso de crecimiento y de transformación.

joanA los intérpretes como músicos, actores, cantantes y bailarines puede proporcionarles una mejora en la coordinación y en la resistencia, facilidad en los movimientos y una mayor claridad a la hora de enfrentarse al estrés interpretativo o al miedo escénico.
Las mujeres embarazadas pueden encontrar la Técnica muy útil para aceptar y asumir los cambios corporales haciendo un buen uso de sí mismas. Ayuda a estimular el posicionamiento fetal y aporta medios que pueden ser útiles en el parto.

La Técnica Alexander no es ningún tipo de terapia, sino un proceso de autoconocimiento que puede proporcionar un efecto terapéutico. Dado que la Técnica observa la manera cómo hacemos uso de nosotros mismos, las personas con dolores físicos o problemas nerviosos pueden encontrar en ella una ayuda para prevenir y minimizar el dolor.